domingo, 24 de febrero de 2013

Visitas (in)esperadas.

"Y es que a los miedos, insisto
y añado,
hay que darles 
desorden y poesías,
hay que atajarlos poniéndolos sobre la mesa,
descifrarlos con palabras, asumirlos, y vivir como si ahí no
estuvieran".

- Escandar Algeet - 


Desvísteme despacio y corriendo que vengo a devolverte la clase de arte del jueves. Esa, improvisada veinte minutos antes. Y hoy me he dejado las prisas en las baldosas de las calles de Murcia mientras venía hasta aquí (a trompicones y pulso acelerado). Y eso de temblar, me lo has quitado en un abrazo, dos besos y un "hola, ¿qué tal?" al unisono.

Ahora estoy mucho mejor,

Deambular por pasillos donde pintores han dejado todo su arte contenido, en aquello que vulgarmente han llamado cuadros, contigo, es una forma de adentrarse de nuevo en la historia. Ya sabes que he sido una negada para eso. Es más, lo has comprobado.

He intentado mirar aquellas pinceladas de arte puro y restaurado (en la mayoría de los casos), con esa mirada que es capaz de perderse en la imagen, pero no he podido.

También he intentado escucharte con atención, sin llegar a conseguirlo del todo. Sólo entendía el lirismo de tu voz, y esos hoyuelos que se forman cerca de las comisuras de tus labios cuando sonríes.

Y son esos momentos en los que una se tambalea por dentro (tú ya me entiendes).

Ese pequeño arco que se forma en tu ceja derecha cuando levantas la mirada, es una forma de vida que va más allá del azul etéreo de tus ojos.

Y no me creerás si te digo que tú eres poesía, pero no encuentro nada más que pueda definirte.

El destino te ha colocado entre esas paredes porque, en realidad, Stendhal, entre líneas, hablaba de ti.

Y no me hables de malas brujas, que me pongo a hacer(te) magia y te recito sin palabras toda la poesía existente del mundo. Y, probablemente, seré yo la próxima que se queme en una hoguera por jugar con fuego. Por jugar contigo.

Y es que sin ti, las pócimas de lirismo que voy creando, pierden el norte y se quieren ir en busca de tu sur. Me han hablado de desiertos, sin saber que alrededor de tu ombligo no hay espejismos, sino una fuente que da vida.

Y ese lugar, entre tus piernas, es el idóneo para calmar mi sed.

No te alarmes, que prometo tratarte con toda esa fiereza interna en mí evocada en caricias, sin hacerte una pizca de daño. Que mis dedos no saben  correr a más velocidad sobre la piel, como cuando toqué un fragmento de una pieza musical imaginaria en el aire, a milímetros de las teclas en aquel piano, que en ruinas se conserva y lo catalogamos como reliquia.

Que cuando pasaste bajo los brazos de aquella bailarina de aguas turbias, inclinada hacia adelante, me vi reflejada en aquella antigua imagen, y en esa postura, dispuesta a saltar al abismo de tus lunares.

Hay puertas antiguas, feas por fuera, descoloridas y bastante arañadas, que si las abres, te puedes encontrar con un mundo aún por explorar lleno de magia.

Y escucharás gargantas aclarándose para darte un hilo de voz, tan tenue, que necesitarás acercarte, porque será lo más parecido a ese primer suspiro dispuesto a romperse en gemidos.

Y no sé si las mariposas seguirán siendo tan hijas de puta como antes, pero han desatado una guerra en mi estómago, y bueno, parece ser que tú tienes la culpa y ellas sólo han aprendido a revolotear entre las profundidades de la piel.

Y no las culpo, no a ellas, no del todo. Que con tantas ahí dentro, es normal que me pase los días sobrevolando a ras del suelo. Pero con dos Desperados, ya empiezan a marearse, y luego me hacen vomitar hasta los miedos, y más aún si sigo ayunando(te).

Y en eso de correr escaleras arriba, somos parecidos. Y algún día acabaremos rodando escaleras abajo, mientras te explico lo que entiendo de amor y tú sigues clavando tus manos en el centro de mi espalda, desplegando mis alas.

¡Mírame! Que yo sólo entiendo de este tipo de arte. 

Y aquí me tienes escribiéndote  palabras que pienso enrollarte al cuello, en el eco de tu voz, para cuando no seas capaz de decir nada, y las ganas de besarnos dejen de ser tan estúpidamente cobardes.

Y pienso devolverte esa clase de arte, improvisada, algún día (pronto), de la única forma que sé...

Y utilizaré pasillos con paredes de papel para que los vecinos nos oigan rugirnos las ganas, y sepan que hay otras maneras de empezar a hacernos el amor.

17 comentarios:

  1. Que bella declaración de amor....esta llena de pasión ,sentimientos..

    Lo describes tan bien que puedo imaginar esa historia...
    Y...las mariposas ...en efecto , cuando se encuentran en el estomago...es que están haciendo de las suyas...ainsss...

    Que bonito entender este tipo de arte!!

    Un abrazo Marisa!!

    ResponderEliminar
  2. Yo necesito rozar tu piel,andar contigo, seguir tus pies…
    no estar solito… puede estar bien.Tu corazón, puro algodón,
    mi alma sucia, lija dedos si no estás cerca… desolación.
    Dulces mariposas, no hay dos para mi ni tú...
    Besos, preciosos...

    ResponderEliminar
  3. Vamos a dejarnos de arte y de palabras, los vecinos ya están con la oreja preparada.
    Hermosa declaración. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena la metáfora de las mariposas, sobre cómo empiezan por el estómago y dan ese poder de volar a todo el cuerpo, a toda el alma. Y es que sin esas mariposas la vida es mucho más terrenal, menos divertida

    ResponderEliminar
  5. "Hay puertas antiguas, feas por fuera, descoloridas y bastante arañadas, que si las abres, te puedes encontrar con un mundo aún por explorar lleno de magia."
    Por eso hay que abrirlas.
    Genial.

    ResponderEliminar
  6. esas palabras que le ates al cuello que nunca funjan como torniquete. Que declaración, es preciosa.

    ResponderEliminar
  7. Me ha fascinado. Me ha gustado saber el triste final de cada uno de los párrafos. Parecían tristes, pero a la vez tan profundos que al leerlos arañaban.

    Creo que no podemos hacer un arte mejos y que este tan a nuestro alcance.

    Genial. Fantástico. Me ha gustado muchísimo :)

    ResponderEliminar
  8. Esa manera pasional de desgastarse las pieles.
    Transmite ;)

    ResponderEliminar
  9. Me encantó leerte! disfruté con tu forma de transmitir y la sensualidad en las palabras. Gracias por el comentario que me dejaste, yo también me pasaré por aquí. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Son las palabras que siempre se buscan aún sabiendo que no van a encontrarse, me encanta encontrar este tipo de blogs.

    ResponderEliminar
  11. Leerte a ti es algo grande, no dudes que me voy a quedar aquí una eternidad.. !!!!!

    ResponderEliminar
  12. Esto es arte y lo de más son tonterías. Qué preciosidad de texto :)

    ResponderEliminar
  13. Como siempre, algo tan tuyo, tan propio....Algo que llega mucho más allá, algo que más que leerse se siente. Te recomiendo que participes en algún concurso literario, ya no por el simple hecho de ganar, cosa que no dudo que seas capaz de hacerlo con escritos como este, sino para que te lea más gente y a su vez esto te abra las puertas a ser leídos por muchas más personas. Si te interesa, déjame un privado y te cuento de sitios donde te pueden informar ;)

    Mucho ánimo y muchas gracias por dejarnos leer estas cosas tan propias :)

    ResponderEliminar
  14. Qué increíble esa forma de escribir.
    Creo que debería visitar más blogs como l tuyo que me inspiren un poco :) porque como dicen en los comentarios, al leer se siente, y es bonito poder hacerlo!

    ResponderEliminar
  15. Que grande que es Escandar, y que sepas que tu texto es impresionante, buena manera de inspirarte en este grande. Un abrazo enorme guapa! :)

    ResponderEliminar