jueves, 11 de abril de 2013

Caótica M.



"No creo que seas mi último tren
porque ese será el que descarrile".

- Carlos Salem - 

Tengo la mala costumbre de dejar la ropa tirada por los suelos,
o al borde de la cama,
para recogerla horas después
o a la mañana siguiente,
qué más da.

Voy perdiendo la cordura con cada uno de tus pasos
mientras te vas acercando a mí.
Y también la compostura, la seriedad.
Aunque tiemblo.

Tiemblo porque eres tú
el que quiere encerrarnos entre cuatro malditas paredes
para que la poesía, por una puta vez,
nos haga a nosotros.
Nos folle, pero bien,
como solemos hacer nosotros con ella.

Eres tú el que sabes mejor que nadie desahogarte a golpe de letra
y tambalear mi mundo.
Eres tú quien pinta los días de colores
aun insistiendo en que eres gris
(vale, sí, que a veces quisieras destrozar algo bonito 
para enseñarme toda la mierda que te guardas dentro,
para que me crea eso de tu color gris y no te discuta más).
Y yo te digo que no, que tienes una explosión cromática dentro,
pero no me terminas de escuchar.

Y dices que la poesía se asemeja mucho al color de mis labios
rojos
igual que mis mofletes cuando me sonrojo,
y mi sonrisa tímida se vuelve protagonista.
Y dices que eso es el término felicidad
y también la definición de vida.

Y me siento pequeña,
“pequeña y abrazable”.

Soy yo la kamikaze que intenta asesinar al tiempo
en plena primavera
por respirarte,
y acabar así desbancando a todos los inviernos.

Respirarte boca a boca
y sentirte cuerpo a cuerpo.
Sin preámbulos ni protección ante los miedos.
Dejar que las cosas surjan sin más y
evadirnos.

Cambiar la rutina simple
por una rutina contigo,
pero sin caer nosotros en ella.

A mí tampoco me importa la rutina
si tengo un beso a las 7:30,
dos al mediodía,
y un cuerpo que comerme al verte entrar por la puerta
y acabar haciendo de ti un vicio.

Y eso no sé si es del todo bueno,
pero, joder,
¿quién es ella y qué está haciendo con nosotros?
¿Quién es en realidad esa a la que llaman poesía
Y se pasa la vida en boca de todos?

Perdona.

Perdona por el desorden sentimental
y estos escombros que un día fueron castillos,
pero los levantaron en el aire
entre cimientos de promesas,
y ya sabes que no es el mejor punto de apoyo.

Pero bueno,
este es mi mundo, bienvenido.
No te asustes ni tampoco asustes a mis monstruos,
que se enamoran al primer suspiro.

Mi vida es una ruleta
y giró ante la suerte,
pero terminó por hacerlo en sentido contrario a las agujas del reloj.
Cabeceando mundo abajo y sonriéndole a las piedras
con las que tropieza
una y otra y otra vez.

“Sé y te imagino que eres un desastre,
corriendo siempre, olvidadiza,
y que vas como una loca,
pero mantener la sonrisa es más importante
que el orden,
y que tengas eso,
me parte en dos”, me dices.

A ver quién coño se atreve a negarte
tanta evidencia.

Sigo siendo yo,
la caótica M.

20 comentarios:

  1. Duele imaginar cómo asesinas al tiempo en plena primavera. Pero qué bonito, joder.

    ResponderEliminar
  2. "...el desorden sentimental
    y estos escombros que un día fueron castillos..."

    ¡Y preguntas quién es la poesía!
    Yo tengo la respuesta, Tú.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Pues a mi no me importa encerrarme
    en primavera, en verano, aunque los otoños y los
    inviernos inviten más a a ello, a mi no me importa
    encerrarme con él y la poesía.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Me gusta leerte, aunque casi nunca sé qué comentar sobre una poesía. Ah, y me gusta mucho Carlos Salem.

    ResponderEliminar
  5. Explícita manera de degustar -o de vomitar que también vale- la cadena de sentimientos que nos aplastan. Caótica o no, es poesía.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Pues estoy tan acostumbrado al caos que lo veo ya como algo natural, me sorprende y me gusta a rabiar la forma de contarlo.

    Ya tienes un nuevo seguidor.

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Como en cada entrada, poesía y sinceridad se entremezclan y sale algo, capaz de transmitir, que a fin y al cabo, supongo que es lo que pretendes. En fin, genial como siempre.
    Por cierto, yo soy delos que creen que todos somos de color gris, pero que el tiempo y la gente con la que nos juntamos nos dan color :)

    Un abrazo Marisa

    ResponderEliminar
  8. ¿Y quién dice que dos no se valgan para salvar la poesía?

    ¡Es un poema de la hostia!

    Cuídate.

    ResponderEliminar
  9. No hay palabras para ti , de verdad.
    Enhorabuena una vez más.
    Un abrazo !

    ResponderEliminar
  10. "Perdona por el desorden sentimental
    y estos escombros que un día fueron castillos,
    pero los levantaron en el aire
    entre cimientos de promesas,
    y ya sabes que no es el mejor punto de apoyo."
    Qué grande. Mi enhorabuena.

    ResponderEliminar
  11. Dominas la sangre y la luz...

    Y siempre huele a primavera.

    ResponderEliminar
  12. Juro que al leerte ayer vi cómo a un lado el arte se moría de envidia.

    ResponderEliminar
  13. una poesía un poco extensa para mi gusto, pero linda de todas formas.

    gracias por el lindo comentario en mi blog, un besote!

    ResponderEliminar
  14. Poesía en su seis letras.
    Qué gusto leer estas cosas...

    ResponderEliminar
  15. Poesía es esa que hace sentir en cada verso. Que resquebraja los cimientos de alguien y a veces se vuelve puñetazo en el estómago (y otras beso).

    Supongo que poesía es esto que has hecho hoy.

    Me encantó.

    ResponderEliminar
  16. Hola:

    Escríbeme si puedes a pintoresde@gmail.com

    No he podido ponerme en contacto contigo de otra manera.

    Cuídate.

    ResponderEliminar
  17. Descomunal como escribes, tenía una visita pendiente desde hacía días y me voy con un gran sabor en la boca, sabor a poesía de la buena!

    Un beso y gracias por no faltar nunca en mi Taller :)

    ResponderEliminar
  18. Si la poesía se asemeja al color de tus labios puedo imaginarlo... Me gusta mucho el como explotas al decir las cosas y pedir perdon, mas eso no significa que vaya a cambiar o dejes de sentirlo. Lo importante es expresarlo y que a nosotros como lectores nos hagas entrar en tu cabeza, tu mundo por un momento y compartamos esas.sensaciones.
    Saludos.

    ResponderEliminar