domingo, 12 de mayo de 2013

Eras la peor bala de mi historia.

NOTA: Este poema lo escribí hace un par de días y lo publiqué en un nuevo blog:Proyecto Insomne,como mi primera huella en él, en el que David (@imagiinate) y Jose (@jose_jdk) tuvieron la loca idea de crear para escribir junto con otras personas, y es un honor que me quisieran incluir a mí desde un principio. Yo diría que no es un proyecto aunque tenga ese nombre, sino algo más, un cúmulo de sueños y mucha poesía. Gracias.


"Voy sin dejar huella donde pise
y sólo las verás cuando me marche.
No te preguntes nunca si te quise,
ni me preguntes
por qué".

- Carlos Salem - 

Ya no te vas a asomar por las yemas de mis dedos
para salir en forma de palabras.
Ni siquiera mis dedos tocarán algún punto más de tu piel.
No,
ya no.

Se queda restringido tu acceso a mí,
te prohíbo
a muerte
para no saltarme la norma,
porque ya no cabes en esta vida
que un día quiso ser tuya.

Te dejaste desnudar a medias
pero no llegaste a romper las mías, de verdad.
Te vendiste
por unas cuantas palabras
que supe escribirte,
y serán eternas
como un día quise que fueras tú.

Pero tal vez no.
No,
ya no.

Quise hacer de ti
el mayor lienzo sobre el que plasmar
y hablarte de arte.

Quise romper las normas
sin romperte el corazón,
pero mira
al final la que sale arañada,
aunque no lo parezca,
vuelvo a ser yo.

Me sigo guardando páginas en blanco
que nunca completaré con tu nombre,
y esas, quizás
serán mi mayor antología
poética
jamás publicada

la de mi silencio
y mi puntualidad con respecto a tus ausencias.
Esas
a las que nunca solía faltar.

Desnudaste mis miedos casi del todo
y me dijiste que las dudas
era lo peor que podía tener el ser humano,

y yo
las tenía.
A montones.

Te dije que tenía más de mil imperfecciones.

Te hablé de realidades
y tú entendiste cuentos de ciencia-ficción,
sin un final.

Se quedaron cosas en el tintero
que no te supe
-quizás tampoco quise-
decir
ni escribirte
en su momento

mucho menos ahora.

Ojalá te hagan volar
como un día te hice hacer yo
-sin ni siquiera tocarte-,
mejor, incluso.

Ojalá.

Sé de canciones que ahora suenan
desafinadas
y conozco otras formas de vida
en seis cuerdas.
Sé de poemas convertidos en notas de suicidio,
en recuerdos que no se quieren volver a recordar
sin ti.

Sé de poetas
que te versan los humores
en lugar de las heridas
o los sueños,
de sales que ya no curan
sino escuecen.

El mejor remedio es la saliva.

Puto Nacho,
sabe de qué hablo
cuando callo
lo que pienso
al pensarte
en silencio.

Aspira la esencia
y la realidad de cada verso
cuando quieras recordarme,
cuando me eches
y sea de menos
-que yo ya te estoy echando
de más-

y ojalá no te duelan tiempo después
mis versos, si te leen
porque yo
no será quien te cure todas tus cicatrices
aún abiertas.

Borra todas las fotos
que nunca nos hicimos.
No emprendas ese viaje
del que jamás volvimos.

Detén tus noches
en otro reloj
que quiera contar el tiempo,
que yo he dejado de hacerlo
para seguir viviendo,
sin mirar-te
atrás.

Por favor
deja de besarme en sueños
si nunca supiste estar
para quedarte.

Ya no tienes más poemas donde verte.
Esto no es un ensayo, amor
es tu propia muerte.

18 comentarios:

  1. Creo que es la forma más bonita que he leído de "despedirse" de alguien.
    Sin embargo, creo que alguien a quien haya que dedicarle una despedida, no se merece que le dediquen un poema tan bonito, sincero y sentido.
    Te sigo :)
    http://www.yellowprincess006.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Anoche, si tuviera tu arte, habría podido escribir algo similar.
    Cómo duelen las despedidas, incluso cuando no son evidentes, y salir herida siempre.

    ResponderEliminar
  3. Yo veo demasiado amor para ser una despedida, y si de verdad lo es, seguro que es dolorosa. Es muy triste.

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. evoca tantos sentimientos, tantas heridas. Heridas que hoy son cicatrices. Saludos María Isabel.

    ResponderEliminar
  5. Donde hubo siempre queda, y entre tus dedos aun se escapa demasiada poesía para esta despedida.

    un abrazo guapa

    ResponderEliminar
  6. Duelen las despedidas. Y si yo fueses el destinatario de este poema, ahora estaría en cualquier taberna lamentando mi suerte.

    Hay versos que duelen más que la muerte.

    Cuídate.

    ResponderEliminar
  7. Duele pensar en quienes de viva voz gestionan decisiones de gravedad como las que acabas de plasmar en estos delicados versos.
    Duele más ser el destinatario, pero seguro que sigue sin darse cuenta...de nada.
    Como siempre bello.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  8. Es triste, pero bello.
    Un besi.

    ResponderEliminar
  9. Cada vez que te leo me sigo preguntando '¿Pero cómo lo hace?' y espero hacerlo durante mucho mucho tiempo bonita!

    :)

    ResponderEliminar
  10. Increíble.. y ahora, me lo parece aún más.

    Por favor
    deja de besarme en sueños
    si nunca supiste estar
    para quedarte.

    ResponderEliminar
  11. Como despedida es triste.
    Como dvertencia da miedo.
    Como sugerencia debiera resignarse.
    Me gusta, como siempre... =)

    ResponderEliminar
  12. Nadie nos dijo que la vida era borrar fotos nunca hechas...
    Todos andamos, continuamente, de despedida.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Enhorabuena por haber conseguido sacar por fin a esa persona de la cabeza, o más bien del corazón. Creo que al final has dado un pasito más que yo en esta situación que tenemos tan parecida... Yo seguiré intentándolo! jaja
    Sobra decir que muy bonito, como siempre, aunque suene a despedida.
    Un abrazo guapa :)

    ResponderEliminar
  14. Cuantísimas veces he intentado despedirme así de alguien. Coger aire y soltarlo de ese modo. La gente dice que las despedidas no son buenas, yo creo que casi siempre son amargas y sobre todo las que salen del corazón.
    "Tocaya insomne", casi me dejas sin palabras. Y, una vez más, me siento tan identificada con lo que dices que da miedo.

    Enhorabuena y me lanzo al otro blog (otro de insomnes, somos muchos por lo que veo, jeje).

    ResponderEliminar
  15. hola cielo!

    Yo también he luchado por despedirme así.
    Escribes precioso

    Un beso, actualicé: May R Ayamonte

    ResponderEliminar
  16. No existe bala de más calibre que la palabra...

    Llevas dentro el virus crónica de la poesía.

    Saludos desde la muleta.

    ResponderEliminar
  17. La bala en forma de palabra es la más mortífera de todas, capaz de abrir una herida que no te mate, pero tampoco te deje vivir.

    Hermoso poema, te sigo :)

    ResponderEliminar